miércoles, 11 de agosto de 2010

Urgen diputados instalar retenes en la frontera sur.

A la luz de los sangrientos sucesos de Macuspana, donde fueron asesinados tres indocumentados, diputados del PRD y PRI opinaron que es tiempo de reflexionar sobre el descuido en que se tiene a la frontera sur que es tierra de nadie y por donde también se alimenta al crimen organizado con el flujo de ilegales que llegan con todas las necesidades y son presa fácil de la delincuencia. Al respecto opinan Juan José Martínez Pérez del PRD y los priístas Luis Felipe Madrigal Hernández y José Dolores Espinoza May.

Los legisladores coincidieron en que se deben tomar medidas como la instalación de retenes en las salidas y entradas del estado pero especialmente en la frontera sur que se ha convertido en una tierra de nadie y en una de las zonas más peligrosas por la presencia de pandillas incluso de centroamericanos ilegalmente internados en el país.

El legislador por Huimanguillo Luis Felipe Madrigal Hernández, denunció que la línea fronteriza de Tabasco con los países de centroamericanos está convertida en una zona donde operan casi en la impunidad bandas de las llamadas Maras Salvatruchas, pero también es aprovechada por la delincuencia organizada como son narcotráfico, tráfico de personas y armas en esa zona y reclutan a los ilegales que van en busca del “sueño americano” porque muchos de ellos no llevan dinero o son asaltados y quedan indefensos si que por su condición de ilegales, puedan solicitar auxilio a las autoridades ya que serían deportados.

“El presidente de la Comisión de Derechos Humanos, Madrigal Hernández señaló que debido a esa situación, se está tratando de fortalecer en El Ceibo, la frontera entre México y Guatemala pero es necesario tomar otras medidas como la construcción de un cerco fronterizo entre México y Guatemala ya que no es de extrañar que con frecuencia se encuentren cadáveres flotando en el río y que provienen de aquella zona.

Por su parte, el coordinador parlamentario del PRD, Juan José Martínez Pérez, dijo que implementar una solución integral dándole a la frontera sur elementos de seguridad, podría determinar mayor seguridad no sólo para los tabasqueños sino para los mismos indocumentados lo que podría ser con la instalación de retenes militares en entradas y salidas del estado y en puntos estratégicos en las ciudades y en los 17 municipios porque el ejército que tiene mayor preparación y armamento para hacer un mejor trabajo de seguridad, además de que infunde mayor respeto y confianza que cualquier policía estatal o municipal.

No obstante, ambos diputados coincidieron en que la vigilancia, si se habla de la Policía Federal o del Ejército, tendría que ser determinada por el Senado y no por el Congreso del estado, pues éste no puede intervenir en forma directa en asuntos de Seguridad Nacional porque eso corresponde al Ejecutivo federal.

Pero también coincidieron con un tercer legislador, el presidente de la Comisión de Seguridad Pública, Protección Civil y Procuración de Justicia, José Dolores Espinoza May al decir que se está haciendo lo que se puede porque igualmente existen problemas de recursos y un ejemplo de ello es que la Comisión Estatal de Derechos Humanos determino que abriría oficinas en Tenosique y Macuspana entre otras demarcaciones pero problemas económicos han impedido que se concrete esa intención.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada